Skip to main content

Los machis han llegado a desarrollar su tarea a lo largo de todo el país, pero principalmente se ubican en el sur de Chile entre Temuco y Villarrica. Son reservados y su sabiduría la guardan como un tesoro, se trata de un conocimiento ancestral y que se traspasa de generación en generación.

Los sabios mapuches observan el comportamiento divino en la naturaleza, su conocimiento les permite según cuentan tener acceso a conocer el poder curativo de las plantas y entender lo que ocurre en el otro ser, desde su parte física a la emocional. Más que de enfermedad ellos hablan de desequilibrio y ese desbalance puede darse en diversas áreas, ya que no somos solo un cuerpo físico.

Muchos de sus ritos tienen que ver con la búsqueda de la limpieza física y emocional y por lo mismo utilizan algunos de sus árboles sagrados. Uno de estos es el canelo o el maqui.
Los sanadores tienen diferentes clasificaciones, los machis, lawetuchefes o médicos mapuches por ejemplo.

Muchas personas llegan a pedirles ayuda cuando la medicina tradicional no puede entregar una solución o cuando la enfermedad está muy avanzada.

Entre sus árboles o plantas medicinales están:

  • Natre: Dolor de cabeza y fiebre. Se hacen masajes también cuando hay dolores musculares y lavados en casos de infecciones Para preparar infusiones se usa 1 cucharada de la planta para un litro de agua recién hervida. Se toma una taza 3 veces al día. En casos de diabetes tipo 2 ayuda a bajar la glicemia en sangre
  • Pehuén: Cuyo nombre es mapudungun es igual, sirve para dolores, ciática y úlceras
  • Llantén: Pilunhueque es su nombre en mapuche y sirve para las llagas y las inflamaciones
  • La murra o mora tiene propiedades anti inflamatorias y además es astringente.
  • La hierba del paño: sirve para combatir el asma y problemas bronquiales. Además se utiliza para malestares digestivos como diarreas, gastritis y esofagitis.

Los machis hacen infusiones de salvia y matico para combatir el cáncer. Como tratamiento complementario fortalecen de esta forma el sistema inmunológico.

Tuve la suerte de poder conversar con la machi Paola Aroca, una sabia y poderosa mujer que se inspiró para crear un lugar de sanación, se llama Kalfvgen, un centro de poder como ella misma lo describe. En su cocina me mostró como elaboran su pan con maqui y compartimos un rico té medicinal.

Las cabañas están ubicadas en la cordillera de la costa, en el punto más alto de Valdivia, en el inicio de la selva valdiviana, entre los humedales y el mar, aquí la machi busca que las personas se reencuentren con la madre tierra.

 

Revisa parte de la entrevista en el siguiente video:

 

[Imagen: Diario La Tercera]

Leave a Reply