Skip to main content

La vitamina D3, también conocida como vitamina solar, es una de las deficiencias más extendidas, ya que, de acuerdo a la Universidad de Harvard, casi 1.000 millones de personas en el mundo tienen déficit de esta vitamina indispensable.

Esta vitamina que funciona más bien como una hormona cumple una serie de funciones, es la encargada por ejemplo de absorber y mantener los niveles de calcio, de regular el crecimiento óseo y reducir la inflamación y además de mantener nuestro sistema inmune fortalecido. Es por eso que su deficiencia se vincula a la aparición de alergias o enfermedades auto inmunes. 

Una exposición diaria de 15 o 20 minutos al sol nos ayuda a sintetizarla pero debido a nuestros estilos de vida no logramos mantener los niveles adecuados.

Otros factores como los vidrios comunes de hogares y coches, los protectores solares o la mayor parte de las ropas que usamos han hecho que no alcancemos lo requerido.

Por ello es recomendable chequear habitualmente sus niveles de vitamina D, ya que una deficiencia prolongada puede causar complicaciones peligrosas para el organismo.

 

[Imagen: La guía de las vitaminas] 

Leave a Reply