Skip to main content

La radioterapia es un tipo de tratamiento contra el cáncer que destruye las células cancerosas. Durante la radiación, es importante comer bien. Esto mantiene el cuerpo y su sistema inmunológico fuertes, proporcionándole los nutrientes que necesita para promover el crecimiento de tejidos sanos. Comer bien durante la radiación también mantiene la energía, ayuda a los pacientes a tolerar los efectos secundarios de la radiación, reduce los riesgos de infección y acelera la recuperación.

Sin embargo, los nutrientes y alimentos que una persona necesita durante el tratamiento contra el cáncer varían según el individuo, cómo responde su cuerpo a la radiación, el área de tratamiento y la duración del tratamiento. Si bien no existe una dieta de radiación única para todos, existen algunas pautas y consejos que pueden ayudarlo a encontrar la mejor durante su tratamiento contra el cáncer.

Algunos pacientes sometidos a radiación necesitan una dieta que les aporte energía suficiente para promover el crecimiento sano de los tejidos. Antioxidantes, buenas grasas y buena fibra.

Proteína: la proteína ayuda a mantener los músculos y respalda un sistema inmunológico saludable, ambas funciones críticas necesarias durante la radiación. Es por eso que muchos pacientes sometidos a radiación también tienen dietas altas en proteínas.  (Legumbres, algas, pescados, huevos)

Vitaminas y minerales: las vitaminas y los minerales también ayudan a mantener fuerte el sistema inmunológico y respaldan la reparación de tejidos saludables.  Medir sus niveles de vitamina d, consumir una dosis adecuada de omega 3 (chía, linaza y pescados) además de una buena suplementación.

Vitamina C, zinc, selenio.

Mantener una microbiota saludable: Consumir un buen probiótico, yogurt de pajaritos, chucrut orgánico para acompañar ensaladas. (Si su digestión es débil o sufre de inflamación asesórate con un especialista para fortalecer lentamente a los microorganismos que habitan tu intestino)

Alimentos más blandos: cuando la radiación se dirige hacia la boca o la garganta, puede causar irritación y llagas en la boca, lo que dificulta la ingesta de ciertos alimentos. Es posible que deba encontrar alimentos más suaves, incorporar caldos o salsas, o mezclar frutas y verduras en un batido que pueda beber con una pajita.

Distensión y diarrea: A veces, la radiación puede causar hinchazón o heces blandas, lo que requiere que los pacientes ajusten su dieta para evitar los alimentos que producen gases. Su médico puede recomendarle una dieta baja en residuos (baja en fibra) para ayudar a controlar la diarrea durante el tratamiento si ese es un efecto secundario esperado.

Concéntrese en alimentos ricos en nutrientes como frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras. Evite las grasas saturadas, el azúcar, la sal y el alcohol. Evite aceite de maravilla.

Mantente hidratado. El agua es lo mejor.

ERES LO QUE PIENSAS: ¿CÓMO ESTÁS NUTRIENDO TUS CÉLULAS? 

Escucha lo que tu cuerpo dice. Piensa positivo y mantén la confianza.

Vive este proceso desde el agradecimiento, tu cuerpo está siendo ayudado para sanar. Estás además experimentando cambios, es una oportunidad de estar mejor en todas las áreas.

Mente, cuerpo y alma. Eres protagonista y si tu lo quieres vas a estar bien.

La mayoría de los pacientes experimentan pocos o ningún efecto secundario durante el tratamiento del cáncer, mientras que algunos experimentan alguno de los efectos secundarios. Los efectos secundarios pueden ocurrir el mismo día o después del tratamiento.

Esto se debe a que, si bien la radioterapia afecta principalmente a las células cancerosas, también puede afectar a las células sanas. Por eso viene en algunas personas un gran agotamiento.

A lo largo de su tratamiento, escuche a su cuerpo y ajuste su dieta de acuerdo con lo que le está diciendo. Es posible que solo algunos alimentos tengan buen sabor en un día determinado. Sea flexible y haga ajustes a los alimentos que consume durante el tratamiento con radiación.

Su dieta de radiación puede incluir cambiar a una dieta blanda o agregar muchos alimentos sabrosos a sus comidas. Informe a su médico si comienza a experimentar algún efecto secundario de la radioterapia.

Cereales integrales
Los granos integrales incluyen arroz integral, panes 100% integrales e idealmente libres de gluten. La quinua es un grano integral rico en proteínas, sin gluten y fácil de preparar. Intente sustituir el arroz blanco por quinua en las comidas para aumentar la ingesta de proteínas.

Anímate a hacer tu propio pan.

https://despertarensalud.cl/wp-admin/post.php?post=1521&action=edit

Datos prácticos

Comer comidas más pequeñas, con más frecuencia, es útil cuando experimenta efectos secundarios de la radioterapia. Comer 5 comidas pequeñas al día en lugar de 3 comidas grandes ayudará a que la digestión de los alimentos sea más fácil y evitará las náuseas.

Cenar para el desayuno

Romper las tradiciones habituales a la hora de comer comiendo comidas establecidas desde hace mucho tiempo en diferentes momentos durante el día. Si no tiene ganas de desayunar temprano en la mañana, intente comer una pequeña porción de proteínas como legumbres o carne blanca con ensaladas, una crema de verduras o una sopa de pollo de libre pastoreo con verduras. Incluso puede ser una batido o un helado vegano.

Por otro lado, es posible que tenga ganas de desayunar en la cena. No limite los tipos de alimentos saludables que come según la hora del día. Escucha tu cuerpo

Beba muchos líquidos
La hidratación es un aspecto importante de una dieta de radiación saludable. Se recomienda que las personas beban de 3 a 4 litros de líquido todos los días. Beber mucha agua es especialmente importante si experimenta diarrea durante la radioterapia. Evite bebidas gaseosas.

Lleve consigo una botella de agua llena en todo momento y beba, beba, beba. La gelatina, el pudín, las paletas heladas y el jugo son fuentes de hidratación adicionales. Si no le gusta el sabor del agua, intente introducir agua en caldos de sopa, batidos de frutas y tés aromatizados.

Consejos adicionales para comer y beber para la radioterapia
Mastica tu comida lentamente. Tómese su tiempo para comer cada comida pequeña.
Para asegurarse de que está obteniendo suficientes calorías durante la radiación, pregúntese: «¿Qué puedo agregar a esta comida para que sea más rica en calorías?» Piense en cubrir sus platos con aderezos y salsas. O piense en agregar ingredientes adicionales que pueda agregar o encima de sus platos.
Cocine alimentos que huelan bien
Beba bebidas con alto contenido de calorías, como chocolate caliente y jugo de frutas.
Coma alimentos en un entorno relajante sin estrés para que comer sea una experiencia positiva
Come cada pocas horas en lugar de esperar hasta tener hambre

¿Qué evitar?

Lácteos, harinas blancas y procesados. Aceite de maravilla, alimentos irritantes, azúcar, alcohol, embutidos.

Leave a Reply