Skip to main content

Nos han llegado muchas preguntas sobre el consumo de zeolita, ya que aún existen muchas dudas sobre cómo tomarla. Para responder a esas consultas le hicimos una entrevista a Arturo Barrientos, el investigador chileno que dio a conocer sus cualidades medicinales.

La zeolita no es un medicamento, pero diversos estudios indican que su consumo tiene muchos beneficios para fortalecer el sistema inmunológico. Esto se produce, debido a que este mineral ayuda a equilibrar el PH orgánico evitando la dispersión de iones ácidos y además, tiene un efecto antioxidante e inmunoestimulante.

El investigador chileno, Arturo Barrientos, tuvo su primer encuentro con el mundo de las zeolitas a través de un químico penquista de gran experiencia en las zeolitas sintéticas desde los años 90, cuando las zeolitas naturales se usaban principalmente en alimentación animal y como mejorador de suelos.

“Mis primeras investigaciones fueron exactamente en estas dos áreas. Todo cambió en el año 1998, cuando accedí a los trabajos croatas en el campo de la medicina humana, liderados por el Prof. Kresimir Pavelic, en ese tiempo Director del Departamento de Medicina Molecular de la Universidad de Zagreb. El Prof. Pavelic, prestigioso especialista en oncología, era un gran apoyo científico para las aplicaciones en medicina de las zeolitas naturales, produciendo una gran cantidad de artículos científicos en revistas de oncología de prestigio internacional”, explica Arturo Barrientos.

Durante estos años el profesor ha realizado un seguimiento a pacientes con todo tipo de enfermedades degenerativas, y ha estudiado el mecanismo en el que las zeolitas `asesinan´ a las células cancerosas. Asimismo, ha investigado sobre el poder antioxidante o protector del ADN celular, que tiene un rol muy importante debido a que “toda enfermedad degenerativa está inicialmente relacionada con algún daño al ADN celular, el que `muta´ o `se degenera´”.

Dentro de las enfermedades que pueden tratarse con zeolita están: todas las enfermedades degenerativas (incluyendo todo tipo de cáncer), todo problema cardiaco, diabetes, artritis, artrosis, fibromialgia, lupus, hipertensión e hipercolesterol y las neurodegenerativas, como el parkinson, el alzheimer y ELA, entre otras.

¿Cómo actúa la zeolita en el organismo?

Las zeolitas entran al organismo humano, resistiendo el jugo gástrico cuando están en el aparato digestivo. Algunas partículas entran a través del intestino delgado a la sangre, saliendo finalmente a través de la orina. Las otras partículas se mantienen en el tracto digestivo, eliminándose finalmente a través de las fecas. Es decir, las zeolitas no se destruyen dentro del cuerpo, sólo trabajan y salen de él, normalmente cargadas con toxinas, metales pesados y radicales libres, principalmente. De allí el gran poder desintoxicante de ellas.

En principio las zeolitas son aptas para el consumo diario de todos los seres humanos, ya que de esta forma se puede desintoxicar el organismo y mantener la salud celular. Sin embargo, debido a que las zeolitas son grandes absorbentes de moléculas polares y prácticamente todos los medicamentos son moléculas de este tipo, se debe separar la ingestión de zeolitas de los medicamentos algunas horas. Lo mismo ocurre con las drogas usadas en quimioterapia, pero en este caso deben separarse varios días, ya que estas drogas permanecen normalmente varios días dentro del organismo humano.

En cuanto al consumo de zeolitas en polvo, el profesor Arturo Barrientos, indica que el uso de cápsulas es más seguro que el polvo por tres razones:

1.- Las cápsulas permiten controlar exactamente la dosis a ingerir.

2.- Las cápsulas protegen al polvo, es decir, las zeolitas son muy activas y pueden `capturar´ muchas de las moléculas que encuentran a su paso, lo que puede producir que éstas se contaminen y pierdan su eficiencia dentro del cuerpo humano. De hecho, se usan las zeolitas también como carriers de medicamentos en algunas aplicaciones médicas.

3.- Por último, se ha criticado el uso del polvo por el siguiente hecho: cuando la persona usa una cuchara para sacar el polvo del recipiente que lo contiene puede `levantar´ las partículas ultrafinas de zeolita. Estas pueden ser inhaladas y llegar a los pulmones, depositándose sobre la membrana interna, lo que podría provocar pérdida de la elasticidad natural de los pulmones y finalmente provocar enfermedades como la fibrosis pulmonar o, inclusive, cáncer pulmonar, debido a que las zeolitas son partículas sólidas que no se disuelven. «Por este motivo las zeolitas deben ser consumidas en cápsulas o en `drops´ que contienen el polvo mezclado con líquido. Este último modo de consumirlas, muy popular en Estados Unidos y Canadá, se ha asociado al nombre de `zeolita líquida´, un nombre engañoso, ya que no existen las zeolitas líquidas”, explica el profesor.

Contraindicaciones y dosis

Arturo Barrientos señala que no existen contraindicaciones en el consumo de zeolita, sin embargo por los cuidados que se debe tener en su uso, el paciente siempre debe ser asesorado por un especialista.

En cuanto a la dosis, el profesor enfatiza que la cantidad debe ser definida por un especialista, “quien debe conocer bien el producto de que se trate, ya que la eficiencia de un producto depende fundamentalmente de dos factores: la calidad del mineral o materia prima y la molienda a que fue sometido el mineral. A más fino el polvo, más superficie de contacto es creada y, por lo tanto, el producto será más activo. Esto implica que no hay reglas fijas, ya que todo producto es diferente”, comenta.

Para finalizar, el profesor Arturo Barrientos se refirió a una serie de informaciones que han aparecido últimamente en los medios de comunicación. Una de ellas, es que sólo la clinoptilolita puede usarse para consumo humano. Sobre este tema, indicó que, “ha sido muy mal explicado en las entrevistas publicadas principalmente en la televisión chilena. Tanto la clinoptilolita como la mordenita están clasificadas como `GRAS´ por la FDA norteamericana, es decir, son seguras para consumo humano. Por otro lado, todos los ensayos clínicos hechos principalmente en Croacia, han sido utilizando una mezcla de clinoptilolita (mineral dominante) con mordenita y otras especies inocuas (como feldespatos, entre otros) y con contenidos de hasta 15% de mordenita. Los resultados indican categóricamente que en esta mezcla la toxicidad es nula para los seres humanos. No hay, por lo tanto, ningún peligro en usar la mordenita para consumo humano”.

Otro tema que quiso aclarar, es la forma en que actúa este mineral cuando se utiliza en pacientes con cáncer. “Las zeolitas `asesinan´ las células cancerosas aprovechando el hecho que las células tumorales se acidifican en su ambiente extracelular, si las comparamos con una célula normal. Al entrar las zeolitas en contacto con el ambiente extracelular de una célula cancerosa, se produce un intercambio catiónico de iones calcio (alojados en sus microporos) por el protón en el líquido extracelular (catión hidrógeno), alcalinizando el ambiente extracelular y haciendo que la célula cancerosa muera”, expuso.

Casos destacados

En sus años de estudio de la zeolita, el profesor Arturo Barrientos ha recibido innumerables testimonios. Les dejamos a continuación algunos de ellos.

Caso 1. Cáncer al cerebro

Testimonio: César Arriagada. Paciente: Su esposa Viviana Valencia, edad actual 61 años.

A Viviana se le detectó un gliobastoma cerebral, multiforme, grado 4, el año 2011. Cuatro meses después del diagnóstico comenzó con el tratamiento tradicional, consistente en varias sesiones de quimioterapia y radioterapia, durante un periodo de 3 meses, sin resultados claros y los médicos recomendaron un tratamiento paliativo, con un horizonte de vida máximo de 8 meses. En septiembre del 2011 comenzó el tratamiento con zeolitas naturales chilenas, con una dosis de 12 cápsulas al día. En abril del año 2013 el médico oncólogo tratante confirmó la remisión completa del cáncer, a través de una resonancia magnética. En la actualidad ella está con tratamiento preventivo de 6 cápsulas diarias. César enfatiza la calidad de vida normal que Viviana lleva actualmente, sin ningún tipo de problemas de salud y todos los controles posteriores que se le han hecho a Viviana han confirmado la remisión del cáncer en forma definitiva.

Caso 2. Psoriasis

Testimonio: Gloria, Puerto Varas. Paciente: su hijo (testimonio directo).
Mensaje por WhatsApp (09 de junio de 2017):

Doctor, buenos días!!! Cómo está??? Soy gloria de Puerto Varas… Le encargué hace 2 meses las cápsulas de zeolitas para mi hijo… Bueno le cuento… Me fue muy bien… demasiado bien… en los pies ya no tiene psoriasis mi hijito, sólo en los codos, muy poco… Creo que esas costarán más ya que las tiene años ahí… Quería encargarle otra vez.

Caso 3. Helicobacter Pylori

Testimonio: Marcelo Valdés, Los Ángeles (testimonio directo).

Después de aproximadamente 4 meses tomando zeolitas, en una dosis de 6 cápsulas diarias, y después de grandes molestias gástricas debidas a la bacteria helicobacter pylori, el examen médico de rutina indicó que la bacteria ya no existía. El médico tratante está completamente sorprendido.

Caso 4. Fibromialgia y cáncer al cerebro

Testimonio: Roxana Sepúlveda, Peñalolén, Santiago
Mail recibido el 02 de abril de 2016.

Estimado Arturo Barrientos:
Me he sentido mucho mejor con respecto a la fibromialgia, mis exámenes sanguíneos han vuelto a la normalidad, ahora puedo moverme sin dolor, por lo que le agradezco haberme enviado el pedido de zeolitas, las he compartido con mi cuñada que fue operada de cáncer de cerebro, los exámenes arrojan que no hay crecimiento del tumor ni mayor compromiso. Actualmente me quedan en el último frasco sólo algunas cápsulas, por lo que solicito me envíe 10 frascos.

Mail recibido el 24 de mayo de 2017.
Estimado Arturo Barrientos:
Deseo hacer un pedido de zeolitas, ya que es lo único que me alivia de mi fibromialgia. He tenido mejoría en mis exámenes de control en general. Por favor continúe con sus investigaciones, ya que son una inmensa contribución a la salud de todos. Atte. y muy agradecida, Roxana Sepúlveda.

Caso 5. Cáncer de próstata con metástasis ósea

Testimonio: Carlos Valenzuela, San Pedro de La Paz, Concepción (testimonio directo).

Cuando Carlos llegó a hablar conmigo su último PSA era de 360 y el cintigrama óseo mostraba varios focos de metástasis en los huesos. Comenzó el tratamiento con cápsulas de zeolitas micronizadas, a razón de 8 cápsulas diarias (8 gramos al día). A los 3 meses de tratamiento el PSA había bajado a valores normales de 0.57 y el cintigrama óseo estaba mucho más limpio, indicando remisión casi completa del cáncer. A partir de ahí, Carlos continuó tomando 3 cápsulas diarias, ahora en forma preventiva. Actualmente no hay señales de cáncer ni metástasis.

Finalmente, está el caso del Dr. Marcelo Bustamante, curado de un cáncer hepático.

En todos estos casos se usó el producto desarrollado por el profesor Arturo Barrientos, con el mineral ubicado en Parral hacia la cordillera.

  • El profesor Arturo Barrientos tiene una oficina de atención (donde indica el tratamiento a seguir, según la enfermedad) y de venta del producto en Av. Arturo Prat 199A, oficina 1607, Concepción. El horario de atención es: lunes, miércoles y viernes, entre 10 y 13 horas y entre 15 y 18 hrs.

    Para solicitud de hora o comprar el producto la atención es de de lunes a viernes, en el mismo horario. El teléfono es el 412337163.

  • [Imagen: Revista Nos]

    Leave a Reply