Skip to main content

Probióticos y antioxidantes, pueden ayudar a combatir tu rosácea

¿Tienes rosácea? ¿Sabías que este problema puede estar directamente relacionado a tu salud intestinal?

Aquí te entregaremos claves prácticas y eficaces para que puedas combatir este problema.

La rosácea es un trastorno inflamatorio crónico de la piel que afecta a más de 45 millones de personas en el mundo. Consiste en un desorden vascular cutáneo que produce rojez, hinchazón y la aparición de pústulas, pápulas (granos con pus) y telangiectasias conocidas comúnmente como arañas vasculares. Las causas pueden ser muy variadas y van desde factores genéticos, una baja en el sistema inmune, anormalidades en los vasos sanguíneos faciales a trastornos gastrointestinales.

Una mayor prevalencia de sobrecimiento bacteriano en el intestino delgado, síndrome de colon irritable y otras condiciones intestinales se han observado en las personas que padecen rosácea. Actualmente muchos especialistas afirman que se existe una relación entre la salud del intestino y la rosácea.

Si ya probaste todo tipo de remedios y tratamientos, desde antibióticos hasta los secretos de la abuela, debes empezar a mejorar tus hábitos diarios. Ante esto debes tener en cuenta que los altos niveles de estrés, la automedicación, la mala nutrición y la vida sedentaria están afectando tu microbiota. Estas son las millones de bacterias y microorganismos que tenemos en el intestino. Debes intentar que estas trabajen para tí y no en tu contra.

Los probióticos son bacterias beneficiosas que se encuentran en nuestro intestino, imprescindibles tanto para nuestra digestión como para nuestra salud en general. Te recomendamos ver:

https://www.rumboverde.cl/search?q=probioticos

Estos microorganismos se encargan de ayudar a digerir los alimentos y absorber los nutrientes, así como reforzar el sistema inmune y matar a las bacterias patógenas. También ayudan a prevenir y tratar la diarrea, el estreñimiento, la intolerancia a la lactosa, el síndrome de colon irritable, depresión, alzheimer, parkinson entre otras muchas enfermedades.

Se dice que para que el intestino esté en equilibrio, por cada bacteria patógena debe haber 5 bacterias buenas. Cuando este equilibrio se pierde, las bacterias dañinas pueden causar estragos no solo en el intestino, sino también en muchas otras partes del cuerpo, por ejemplo en tu piel.

Varios estudios demuestran que tanto el estrés como la inflamación del intestino pueden comprometer la integridad y función protectora de la epidermis, la capa más externa de la piel. Cuando esto ocurre, la piel produce menos péptidos antimicrobianos y esto a su vez agudiza el nivel de inflamación e infección en la piel.

Además, cuando se altera la microbiota bacteriana del intestino se promueve la liberación de la sustancia P, un neuropéptido que afecta a las enfermedades de la piel.

Te recomendamos ver suplementos de omega 3 un poderoso anti inflamatorio natural:

https://www.rumboverde.cl/search?q=omega+3

Otras condiciones de la piel como el acné, el eczema y la psoriasis, también han sido relacionadas con problemas del intestino, y hay estudios que demuestran que tomar probióticos por un tiempo prolongado puede mejorar e incluso curar estas afecciones.

Te recomendamos probar jabones elaborados con agua termal y barro termal:

https://www.rumboverde.cl/search?q=trewe

Aceites esenciales y tónicos que combaten el acné y la rosácea:

https://www.rumboverde.cl/search?q=árbol+de+te

¿En qué debes fijarte? Se necesita una población bacteriana elevada. Mil millones de bacterias es el mínimo; por debajo de esta cifra, el efecto es prácticamente nulo. Diez mil millones es lo preferible y garantiza una eficacia elevada cuando la flora intestinal está fuertemente desequilibrada. Porque hay que recordar que, a lo largo de su trayecto por el tracto digestivo, las bacterias soportan inhibiciones (pH gástrico, secreción biliar…) que destruirán a las que sean más débiles. Un chamyto por ejemplo no tendrá efectividad, es muy baja la población bacteriana que aporta.

Aquí puedes encontrar buen dato de probióticos: http://www.rumboverde.cl

¿Qué dieta debes llevar?

Muchas hojas verdes, ensaladas y semillas. La fibra de los alimentos es clave

Legumbres 3 veces a la semana, buenos aceites como el de oliva y frutos con alto poder antioxidante. Los alimentos con alto aporte antioxidante ayudan a disminuir la inflamación y combaten los radicales libres que circulan en exceso.

Eliminar los procesados de tu dieta, fuera las harinas blancas, mejor suma a tu dieta las integrales.

Las comidas fermentadas como el yogurt casero, kefir, kimchi, chucrut y kombucha, entre muchas otras más. Algunos de estos alimentos se venden en las tiendas, pero si realmente quieres beneficiar tu intestino, debes optar por elaborarlos tu mismo.

Recuerda además: Los antibióticos a veces son muy necesarios cuando tienes que acabar con una infección grave. El problema es que el antibiótico no discrimina entre bacterias buenas y malas, destruyendo a las dos por igual. Por eso es muy importante usar un suplemento probiótico durante y después del tratamiento.

Fermentados:

https://despertarensalud.cl/protocolos-de-prevencion/microbiota/una-microbiota-sana-es-clave-para-tu-sistema-inmune/

Leave a Reply