Skip to main content

Esta planta parásito es la que se utiliza para elaborar un potente extracto que permite encapsular los tumores. Estimula el sistema inmune, mejora la resistencia física y el ánimo y tiene el potencial de reducir el tamaño de los tumores.

El muérdago o Viscum album es una planta semiparasitaria que crece al alero del manzano, roble, pino, arce, olmo y abedul. Abunda en los bosques del norte de Europa y los celtas la consideraban una planta mágica de alto poder curativo. Tiene sustancias específicas que permiten reducir la actividad tumoral y a la vez estimular el sistema inmunológico.

Puede combatir e incluso en ciertos casos eliminar las células cancerígenas que atacan nuestro organismo. Es clave combinar con un tratamiento integrativo en donde se trabaje el mundo emocional, la alimentación y la espiritualidad.

Hace más de 100 años que se utiliza en Alemania, bajo el alero de la medicina integrativa. La duda sobre qué componente del extracto causaba la inhibición del desarrollo tumoral se despejó en 1949 cuando, en laboratorio, el alemán Karl Winterfeld descubrió que el muérdago contenía viscotoxinas capaces de destruir células cancerígenas de manera selectiva (sin arrasar con las células buenas) y estimular el sistema inmunitario. 20 años después, Frederic Vester logró describir más exhaustivamente el complejo de proteínas que formaban el extracto.

Desde 1960 en adelante se sumaron otras marcas desarrolladas por laboratorios antroposóficos. En países como Suiza, Austria y Alemania el extracto de muérdago pasó a ser el medicamento más recetado como coadyuvante en terapias convencionales para el cáncer –el tratamiento está cubierto en el sector público y privado– y, por ende, la terapia de medicina complementaria más estudiada para esta enfermedad.

En Chile el muérdago ha circulado desde hace 15 años como parte del recetario de los médicos antroposóficos.

La doctora Ana María Duarte es médico cirujano de la Universidad de Chile y desde hace 12 años, cuando decidió dedicarse por completo a la práctica médica antroposófica, empezó a prescribir este medicamento. “Cuando una quimio o radioterapia se acompaña de muérdago, la calidad de vida del paciente es mejor”, asegura la doctora, quien estima que ha atendido a más de 7 mil personas con él. Hoy, 9 de los 10 pacientes que atiende al día padecen de cáncer y casi todos preguntan por el muérdago.

Puedes ver más en http://www.miifarmacia.cl

Puedes ver también:https://despertarensalud.cl/cursos/wp-admin/post.php?post=628&action=edit

https://despertarensalud.cl/cursos/wp-admin/post.php?post=628&action=edit

Leave a Reply